Vibraciones Cromàtica

He siempre sostenido y creo firmamente en ello, que los encuentros en la vida no se producan nunca por casualidad . . .

Fue justamente su maravillosa fuerza anímica y su amor por el arte la fuerza que la impulsó a buscarme.   Modelada a través de conceptos ancestrales , ella se formó en el seno de una familia simple y honesta, Emanuela debió enfrentar en joven edad la figura paterna, un trabajador incansable, pero que no compartía su concepción del mundo a colores y por ende no le brindó la contención necesaria.  Tenía la certeza de que se trataba solo de frivolidades, inciertas y no aptas a una mujer que no puede perder su tiempo y principalmente dinero . . .

En nuestro full-immersion artístico romano del verano pasado ,con la espátula, capté

inmediatamente que ante mi se encontraba una artista excepcional, sin duda formada básicamente, con un deseo increíble de aprender, y por lo tanto dispuesta a enriquecerse profesionalmente, a partir de su “know how” artístico con  las nuevas experiencias formativas.  Y he conocido una persona viva, muy abierta, dispuesta a ser forjada en una identidad nueva  . . .

He participado activamente en la creación de una miriade de colores impastados con la espátula en una paleta de cristal cuyos espacios reflejaban el cielo. Partiendo de coloraciones netas y decisas, de contrastes limpios y precisos entre cortes de luz y de sombras, desarrollando rapidamente elaboraciones cromáticas completamente nuevas, con una aparente simplicidad y toque emotivo, pero que esconden un intenso y sabio enriquecimiento del color . . .  Créanme, un festival de facetas de color y otros, típicamente cálidos, en un sugestivo  lienzo donde se representan manzanas tan tan bellas de saborearse solo a través de su visión . . .

He podido apreciar dia a dia el creciente entuasiamo desplegado por Emanuela que mientras dejaba de lado su viejo establishment, estilo de pintura, veía como se concretizaba su espasmódica búsqueda de tridimensionalidad artística, más amplia, más profunda, más evolucionada . . .

Todo ello se ha desarrollado en un espacio vital de total escape imaginativo entre interpretación y realidad visual donde el impacto cromático sobrevive y domina con sus colores naturales.  Un cielo velado y gris sobre un mar turbio son el delicado marco a la fuerza de las tonalidades propias de la naturaleza.

En un juego del destino, el viejo estilo se renueva y deja lugar al nuevo que esta creciendo.  Un desarrollo concreto, más colorido y lírico del anterior, decisamente más sólido y estructurado positivamente.

Mayor solidez en los valores y en los contenidos expresados en las formas y en los frutos de la Naturaleza. Ejemplos de tradición, secularización y quietud interior, demuestran la existencia de una vivencia pensante y a colores, sobre y debajo de ellos.

 

Es la expresión del carácter, el modo de pensar, el núcleo de los valores líricos  e

intrínsecos  de la artista. El carácter como pasión, determinación y fuerza de voluntad, surge claramente parafraseando los contenidos nítidos de los pimientos colocados en un escenario complejo, casi metafísico pero al mismo tiempo esencial. Y el parangón se plasma perfectamente en los equilibrios espaciales.

El pensamiento a través de la concreción y la elaboración que late, se puede interpretar analizando minuciosamente la masa material.  Un corazón es decir la delicadeza, lirismo, amor y dulzura en los trazos de un telón de base siempre en movimiento. Literalmente encantado en el ver realizar, en un escorzo de cuento de hadas de coloracion rosada, lila y tendiente al violeta, un particular cuadro de tomates cuyas  tonalidades puras, simples y nítidas, son fruto de una sabia elaboración y profunda madurez.  No obstante ello,  parece todo tan verdadero y real que casi no te das cuenta de que estas viviendo un sueño mágico . . . El mundo de colores de Emanuela Franchin.

 

M° Mario Salvo

Roma, 2009